Mi pequeña inspiración

No está muy bien, qué queréis que os diga pero es que con toda la gente distrayéndome con lo de la nieve..

___

9 enero 2009

Cualquier pequeña rama, al romperse, delataría su presencia. Por eso las evitaba.

La hierba parecía haber sido cortada limpiamente con delicadeza; pero él no podía dedicarse a contemplar su verdor. Llevaba días buscando a su podador, y por fin lo había encontrado.

El animal, un joven ciervo con las astas aún por crecer, cojeaba. Eso era lo que le había sentenciado.

El también joven cazador tensó su arco, pero pensándolo mejor, se lo colocó de nuevo a la espalda y palpó el pequeño cuchillo que llevaba en una de las botas. Le ahorraría sufrimiento al animal y además, evitaría cualquier posibilidad de escape. Ahora el problema era conseguir acercarse lo suficiente.

Se tiró al suelo y se arrastró hasta una posición que le permitiera divisar a la perfección a su indefensa presa.

De repente, sintió un escalofrío, y frunció el ceño al reconocer unos ojos felinos al otro lado del claro. Tendría que deshacerse de él. Los ojos se posaron en él, acechantes y a la vez cautelosos. Ambos habían llegado allí buscando un simple trozo de comida, y ahora, tendrían que pelear por ella.

Anuncios

~ por Stradd en enero 9, 2009.

Una respuesta to “Mi pequeña inspiración”

  1. No me habias dicho nada sobre tus cuentos!! muy mal!! con lo aficionado que soy yo a la lectura de aficion!!

    Pues por mala, y no decirme nada de tus cuentos, en este no te felicito ale!

    un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: